Noticias

Fomentando las buenas prácticas en el laboratorio

En su primer mensaje de 2020, la científica Frances Arnold, Premio Nobel de Química de 2018, sorprendió al mundo al retractarse de una publicación realizada en la revista Science en mayo del año pasado. La científica utilizó las redes sociales para ser la primera en anunciar que su trabajo sobre síntesis enzimática de beta-lactamasas no había podido ser reproducido, lo que invalidaba las conclusiones del paper.

«Duele admitirlo, pero es importante hacerlo. Les pido disculpas a todos. Estaba algo ocupada cuando esto fue sometido y no hice bien mi trabajo», continuó la investigadora en otro mensaje, mientras Science en una nota señalaba a las notas realizadas en el cuaderno de laboratorio. En el documento, se detalla que al revisar con cuidado los apuntes se evidenció la falta de entradas y datos sin procesar para los experimentos claves.

El caso puso en relieve la importancia de mantener un registro original, preciso y permanente de las actividades de investigación, una práctica en el laboratorio que facilita la documentación de los resultados, propone un modelo de registro de datos y detalla otra información valiosa, como el uso de material biológico o técnicas utilizadas.

“El cuaderno de laboratorio es una herramienta fundamental, que protege la información asociada a una investigación, tanto para fines académicos como para la protección del conocimiento generado y su posterior transferencia a la sociedad”, comentó la Dra. Andrea Rodríguez Tastets, Vicerrectora de Investigación y Desarrollo.

Considerando que la Universidad cumple un rol fundamental en la generación de nuevo conocimiento, tecnologías y en la promoción de la innovación, es muy importante que los investigadores conozcan los requisitos para que un cuaderno de laboratorio permita evidenciar una investigación, preservar su integridad y demostrar su autenticidad.

Es por eso que, desde la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo, se promueve el uso de un cuaderno de laboratorio institucional, entregado a los investigadores en la Oficina de Transferencia y Licenciamiento. “En esta unidad, se mantiene el registro de los cuadernos de laboratorio institucionales, que por cierto, son usados por muchos laboratorios en la Universidad. Nuestra meta es su implementación masiva en las distintas Facultades y Centros de Investigación de la Universidad, como un elemento central en el cumplimiento de las Buenas Prácticas de Laboratorio”, enfatizó la Vicerrectora. Si aún no lo tienes, acércate a la OTL UdeC en el Edificio EmpreUdeC y solicita este instrumento de apoyo a la investigación.

Bookmark the permalink.